rap y hip hop palestino

«Ettijah«, primer grupo de rap de mujeres palestinas y «DAM«, jóvenes palestinos que forjaron en 1998 un nuevo subgénero de la música palestina mezclando melodías árabes y ritmos de hip hop, son dos ejemplos de como la música es capaz, en situaciones de conflicto y violencia, de generar nuevos caminos para la comunicación y la rebeldía.

Ettjah, formado por cuatro chicas que llenan sus canciones de letras reivindicativas y que viven en un campo de refugiados creado hace medio siglo al sur de Belén. En sus letras y canciones reivindican el rap como la vía más rápida y sencilla para decir lo que sienten y ser escuchadas por jóvenes que como ellas viven en una situación de permanente violencia y represión de la ocupación israelí.

 

DAM, por su parte están muy influenciados por el rap old school surgido en Nueva York en los años setenta, «los jóvenes músicos palestinos han adaptado el estilo para expresar sus propias quejas sobre el clima social y político en el que viven y trabajan». El hip hop palestino trabaja para desafiar los estereotipos y propiciar el diálogo en el conflicto palestino-israelí.​ Sus artistas se han visto fuertemente influenciados por los mensajes de los raperos estadounidenses, principalmente por Tamer Nafar.